Introducción al maquetismoIntroducción al MAQUETISMO

Inicio > Dioramas > Bases y peanas (I): Aviones


Dioramas


BASES Y PEANAS (I)

Antes de llegar a componer un diorama con una o varias maquetas, tenemos las bases y peanas, que sirven no sólo para decorar individualmente las maquetas sino también para protegerlas evitándo manipulaciones innecesarias. Además, ésta es una solución para ambientar parcialmente las maquetas terminadas, ocupando menos espacio y sin llegar a las dificultades y complejidad del diorama.

Trataremos de mostrar los tipos más habituales:


PARA AVIONES

La mayoría de los aficionados suelen colocar sus maquetas con el tren de aterrizaje abierto y «aparcadas» sobre alguna repisa o estantería. Sin embargo, son muchos los que piensan que un avión posado en tierra altera su configuración, pareciendo fuera de su elemento natural.

Aparte de la vertiente puramente estética, las peanas protegen las maquetas sirviendo como amortiguador a pequeños choques o vibraciones que habrían acabado con cualquier tren de aterrizaje.

También facilitan en gran manera su manejo, observación y limpieza, evitando que dedos poco expertos hagan presa en él.

En vuelo

Existen varios procedimientos para «sujetar» una maqueta de avión en vuelo.

Los fabricantes de maquetas suelen incluir peanas en la propia caja, aunque la gran mayoría suelen ser demasiado pequeñas e inestables, y por ello son habitualmente rechazadas.

Avión con peana de plástico

Lo mejor es fabricárselas uno mismo a la medida de cada maqueta en concreto. Pueden realizarse con alambre o varilla de acero de 1 ó 2 mm de grosor, fácil de conseguir. Otros materiales alternativos pueden ser tubos o varillas de aluminio, cobre o latón, si bien su resistencia es menor.

Se puede doblar y dar forma a la varilla utilizando una plantilla, tal y como se explica en el apartado Técnicas básicas > Trabajar el metal.

Para las maquetas más pesadas pueden utilizarse peanas mixtas, compuestas de un bloque de madera, cristal, mármol, piedra, etc... y un vástago de acero fijado con pegamento époxy.

Peana

Finalmente, para mantener en vuelo un avión a gran escala, algunos optan por suspenderlos del techo de la habitación mediante hilos y chinchetas. En este caso los hilos deberán contornear el fuselaje o las alas con lazos amplios al objeto de poder liberar la maqueta con facilidad para su limpieza u observación de cerca.

Avión colgado del techo

Es importante que las lazadas mantengan el aparato en posición de «equilibrio» al objeto de poder modificar su ángulo de trepada a picado con un ligero toque. Nunca suspenderemos un avión en posición perfectamente horizontal, pues no se vería más que una barriga indiferente. Se puede acortar un hilo más que el otro para simular un viraje.

En tierra

Para los que prefieran su avión posado en tierra pero debidamente ambientado sobre una pista de aterrizaje la solución más fácil es realizarla con unos materiales básicos: cartulina gris, manta de césped de la utilizada en modelismo ferroviario y varias pinturas.

También se puede realizar este tipo de pistas de una forma más completa y permanente sustituyendo la cartulina por tablero de aglomerado.

Avión posado en tierra

Por último, más apropiado para una exhibición, concurso o escaparate, y para maquetas excepcionales y a gran escala, se puede construir un expositor giratorio que permita observar la maqueta en su totalidad.

Peana con motor


Índice de artículos Anterior Ir al principio

Inicio | Lo + básico | Técnicas básicas | Montaje | Pintura y acabado | Mejora y detallado | Figuras | Dioramas | Catálogo | Glosario | Enlaces | Correo | Mapa


Algunas de las imágenes que se han utilizado en este sitio tienen su Copyright. Nuestra intención es solo ayudar a los aficionados a avanzar en este apasionante mundo. Si alguien no desea que su material esté aquí, por favor que nos lo comunique.